Enfermedades más comunes del Aparato Digestivo (Parte II)

Hemorroides

Las hemorroides son varices o dilataciones venosas en la zona anal. Factores predisponentes son el esfuerzo durante la evacuación el estreñimiento, el estar sentado demasiado tiempo y las infecciones anales. 
Las hemorroides que aparecen durante el embarazo y el parto suelen desaparecer posteriormente. Si los síntomas son moderados no se necesita tratamiento médico. En caso contrario (prurito, fisura, infección o prolapso) el tratamiento médico e incluso el quirúrgico estará indicado. 
Se debe establecer una dieta de poco residuo, hacer baños de asiento tibio y aplicarse supositorios calmantes dos o tres veces al día. 
Si los síntomas son intensos es aconsejable el tratamiento quirúrgico para la extirpación. 


Fisura Anal 

Las fisuras anales son rupturas lineales en el epitelio anal. Suelen desaparecer si se mantienen blandas y regulares las evacuaciones. 

Absceso y Fistula Anal 

El 95% de las fistulas anales está precedido por un absceso. Existe prurito local y dolor a la presión que se agrava con la defecación. 
La fistula se asocia con secreción purulenta del orificio fistuloso. 
El tratamiento consiste en la incisión quirúrgica o la extirpación de la fistula bajo anestesia general. 

Condilomas Anales 

Los papilomas o verrugas aparecen en condiciones de maceración y humedad. Son de origen vírico. El tratamiento puede ser quirúrgico o local, pero es importante acudir al médico y seguir el tratamiento para eliminarlos. 

Hepatitis 

Es una infección vírica del hígado transmitida por vía oral (Hepatitis A) o a través de sangre contaminada, es decir, por vía venosa (Hepatitis B y C). 
Los síntomas son: malestar general, dolor muscular y articular, fatiga y anorexia intensa. 
Son frecuentes las náuseas y vómitos acompañados de estreñimiento o diarrea, la fiebre, el dolor abdominal y la ictericia. 

  • Ictericia. Es el color amarillento de la piel y de las conjuntivas que se produce por la alteración en la eliminación normal de la bilirrubina, pigmento excretado por la vesícula biliar. Ademas de aparecer en las hepatitis se presenta también en la cirrosis, colecistitis (presencia de cálculos en la vesícula biliar) y en las anemias hemolíticas. 
Para el tratamiento de la hepatitis se debe consultar al médico. Pero lo más importante es la prevención que es posible en el caso de la Hepatitis B mediante la vacunación periódica. 
Es importante el reposo en el primer estadio de la enfermedad, así como una dieta equilibrada a base de productos naturales (evitar alimentos enlatados y preparados). No se deben tomar grasas, alimentos fritos ni alcohol. 


Cálculos Vesiculares o Colelitiasis 

La presencia de cálculos en la vesícula biliar es más común en las mujeres que en los hombres y aumenta con la edad. En muchas ocasiones no produce síntomas. 
Por exceso de colesterol en la sangre o por una infección de la vesícula (colecistitis) se pueden formar los cálculos que están compuestos de colesterol, bilirrubina y sales biliares. Cuando la enfermedad es sintomática aparece dolor abdominal, sudoración, vómitos y, si hay obstrucción de los conductos biliares por el cálculo, ictericia. Cuando hay sintomatología el tratamiento es quirúrgico (colecistectomía: extirpación de la vesícula). 

Peritonitis 

Es la inflamación de la membrana que rodea a los órganos abdominales. Puede ser causada por una infección, por perforación intestinal o por irritación química. Es una complicación grave que requiere intervención quirúrgica inmediata. 
  • Aparece malestar general, vómitos, fiebre, postración y dolor y rigidez abdominales. 
  • Se debe ingresar inmediatamente al paciente en el hospital. 

By @garchito85 

Nos podeis seguir en Twitter y Facebook

Comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. ¡Legado impresionante! Su sitio es realmente llamativo. Personalmente, creo que el amor por esto.

    Auxiliar Enfermeria

    ResponderEliminar

Publicar un comentario