Enfermedades mas comunes del Aparato Digestivo (Parte I)

Gastritis

La gastritis o inflamación de la mucosa del estómago es uno de los padecimientos gástricos más frecuentes. Se produce por irritantes químicos, como el alcohol o los salicilatos; por intoxicaciones alimentarias; por infecciones bacterianas o virales; y por alergia.
Cursa con anorexia (falta de apetito), náuseas y vómitos y sensación de plenitud en la boca del estómago. En las infecciones e intoxicaciones suele haber fiebre, dolor de cabeza, escalofríos, diarreas, cólicos y calambres musculares.
Hay que tratar la infección, en caso de ser ésta su causa y suspender la administración de alimentos hasta que el dolor y las náuseas hayan desaparecido. Se establecerá durante varios días una dieta blanda.



Úlcera 


Es una erosión de la mucosa gástrica que puede llegar a penetrar en la capa muscular y perforar la pared del estómago. Se sabe que la úlcera está en relación con la acidez gástrica, con la hipersecreción de ácido clorhídrico, con la disminución de la resistencia de los tejidos, sus causas inmediatas se desconocen. Es mucho más frecuente la úlcera duodenal que la úlcera gástrica. También está asociada con la presencia del Helicobacter pylori, que es una bacteria que se puede detectar en la saliva del paciente y que puede vivir en el estómago y llegar a provocar lesiones en la mucosa gástrica.
La sintomatología consiste en: malestar y dolor en la boca del estómago que se alivian con la ingestión de alimentos, de antiácidos o con el vómito; náuseas y vómitos y en algunas ocasiones pérdida de peso. Hay dolor a la palpación y defensa muscular voluntaria.
El tratamiento consiste en:


  • Reposo físico y psíquico durante las dos o tres primeras semanas. 
  • Dieta nutritiva y regular suprimiendo el café, té, alcohol, coca-cola y especias. 
  • Antiácidos (hidróxido de aluminio). 
  • En caso necesario sedantes y medicamentos antiespasmódicos. 
  • Medicamentos específicos para el tratamiento de la úlcera (sustancias que bloquean los receptores H2 de histamina, por lo que disminuyen la secreción de ácido gástrico). 


Enterocolitis 

Es una enfermedad inflamatoria que afecta a parte del intestino grueso. Las causas en muchos casos no son conocidas. Da lugar a cólicos, diarreas y, en ocasiones, fiebre. 
El tratamiento es el mismo que el de la diarrea, aunque a veces se hace necesario el empleo de antibióticos (sulfonamidas). 

Indigestión 

La indigestión se caracteriza por una sensación de molestia y pesadez gástrica, con pirosis, náuseas y en algunos casos franco dolor abdominal o en la boca del estómago. Las causas de indigestión más frecuentes son las comidas copiosas, con abundancia de grasas o muy espaciadas, el exceso de alcohol y tabaco y la ansiedad.
Se debe comer a horas regulares, masticando bien alimentos suaves y suprimir las comidas fuertes y picantes, el alcohol, el tabaco y medicamentos como la aspirina.
La práctica de un ejercicio moderado y el dormir un número suficiente de horas suele ayudar bastante.

Intoxicación Alimentaria 

Las intoxicaciones producidas por alimentos contaminados o en mal estado, frecuentemente setas o mariscos se acompañan de dolor de estómago, diarrea aguda, náuseas, vómitos y malestar general. Aparecen a las dos horas aproximadamente de haber ingerido la comida y desaparecen en poco tiempo. Las intoxicaciones producidas por salmonella son más graves (sobre todo en los niños) y pueden ir acompañadas de dolor de cabeza y fiebre. Los síntomas tardan más en aparecer que en las intoxicaciones comunes.


  • El tratamiento es sintomático, es decir, se debe tratar la diarrea, las náuseas y los vómitos como hemos indicado en los apartados correspondientes. 
  • No suele ser necesario el uso de antibióticos. 
  • Se debe avisar al médico si la diarrea y los vómitos persisten después de doce horas, sobre todo en los niños que corren mayor peligro de deshidratación que los adultos. 
Hernia 

Es el paso de estructuras internas a través de las paredes musculares que antes las contenían. Se produce por la debilidad de los músculos asociada frecuentemente a un esfuerzo o presión desacostumbrados. 
Las hernias pueden tener lugar en cualquier parte. Son más frecuentes en la ingle (hernia inguinal y femoral), ombligo (hernia umbilical), a través del diafragma (hernia hiato) o en sitios donde existe una cicatriz. El único tratamiento eficaz es el quirúrgico. 



Apendicitis 

Es la inflamación del apéndice, porción terminal del intestino grueso, por obstrucción del mismo. Esta obstrucción se produce por la presencia de un fecalito (residuos fecales), cuerpos extraños o tumores. 
Afecta a todas las edades y a los dos sexos, pero es más frecuente en los hombres entre diez y treinta años de edad. 
Los síntomas son: 
  • Dolor abdominal (en el estómago, alrededor del ombligo o en la zona inferior derecha), vómitos, náusea, anorexia, malestar general y estreñimiento, aunque a veces se acompaña de diarrea. Suele haber algo de fiebre. 
  • Se debe consultar inmediatamente al médico. 
  • El tratamiento es quirúrgico. 



By @garchito85

Nos puedes seguir en Twitter y en Facebook

Comentarios